Juveniles de AAAJ

El debut de Florentín

Florentin

César Gabriel Florentín nació el 13 de marzo de 1999 en Laferrere, en el seno de una familia humilde. Cuando empezó a caminar le regalaron una pelota. El nene empezaba a patear y se divertía, por lo tanto la familia decidió que Gabi despuntara el vicio en un club de barrio, para que se divierta..

Los años fueron pasando, la redonda ya no sólo era una distracción para pasar el rato, sino también la excusa ideal para despejarse ante los conflictos familiares que el actual jugador del Bicho padecía, tal como él mismo contó en una nota que dio en abril. El Club Atlético River Plate vio cualidades en él y lo fichó. Sin lugar a dudas, tantos años de practicar en el baby dieron sus frutos para crear un talento que en el club de Núñez perfeccionarían.

Llegó la adolescencia, y con eso, las juntas en la esquina del barrio. Si uno quiere ser futbolista debe dejar varias cosas de lado, y una de ellas son las amistades que pueden hacer daño. No es fácil para un chico de 14 o 15 años distinguirlo. Es por eso que con edad de séptima, entre los problemas hogareños y algunas malas decisiones, River decidió dejar libre a Florentín.

Apareció Argentinos Juniors, el Semillero del Mundo, y Florentín pasó a ser “Gabi” para todos. En sexta casi no jugó, apenas un partido ante Sarmiento de Junín. Primero había que resolver los inconvenientes afuera de la cancha para poder rendir adentro.

En el 2017, con varias cuestiones encarriladas, apareció Cristian Zermatten para llenar de confianza y energía al chico que cada día se tomaba el tren y algún colectivo para llegar puntualmente al CEFFA. Desde entonces arrancó el despegue. Siendo una alternativa a la consolidada dupla de Ignacio Gauna y Facundo Capellino, Florentin disputó 14 partidos y convirtió dos goles en el torneo de juveniles B.

La primera moraleja es que no siempre llegan los titulares en juveniles. Sino, los más perseverantes. Y qué le van a hablar de paciencia a Gabi, un chico calmo fuera de la cancha, que una vez que llega a su casa pasa el tiempo con sus afectos; porque sabe que en las malas siempre fueron su sostén.

En cuarta división apareció Marcelo Rios, con un perfil más tranquilo y menos enérgico que Zermatten, y allí el juvenil categoría 99 ratificó todo lo bueno que había mostrado el año anterior, algo que le permitió dar el salto a reserva. En tercera disputó 22 partidos y convirtió dos goles bajo el mando de Raúl Sanzotti primero, y de José Luis Calderón después. Los festejos fueron el día de su debut, 3-4 ante Gimnasia La Plata en Estancia Chica, y ante Colón en Santa Fe, en enero de este año, para presagiar el gran 2019 que se le venía.

Con la asunción de Diego Dabove al mando del primer equipo, y sin pelear contra las matemáticas por el descenso, el entrenador decidió promover a Gastón Verón, Matko Miljevic y Gabriel Florentín. Cuatro meses más tarde, con su primera pretemporada profesional y contrato hasta 2023, el tres 3 de agosto del 2019 le llegó el gran día: ante Aldosivi y en Mar del Plata, Florentin coronó su primer sueño: debutar en la primera de Argentinos Juniors y, con sus primeros pesos ayudar a su familia.

Foto: Gentileza Jorge Junes (@jorgejunes)