Juveniles de AAAJ

«No me esperaba el campeonato que tuvimos»

Mateo Cantarella

Mateo Cantarella, de la novena división, fue el arquero de Argentinos con la valla menos vencida del torneo anterior (13 partidos y seis goles en contra) y el que más partidos consecutivos estuvo sin que le conviertan (6).

En su primera nota como futbolista, el oriundo de Salto recordó cómo fue su llegada al Semillero del Mundo en 2016: «Desde el club vinieron a mi pueblo a ver jugadores. Coco Castiñera me ofreció la posibilidad de venir al CEFFA para que me pudieran observar mejor y después me invitaron a un torneo en Reconquista para ver cómo rendía. Atajé tres de cinco penales que me patearon y por suerte quedé».

Los primeros pasos de Cantarella en el Bicho fueron progresivos: «En 2017, mis papás hacían el esfuerzo de traerme los jueves, me quedaba en la pensión, jugaba el domingo y me volvía a Salto», y continuó: «Ya en 2018 definitivamente me instalé en Buenos Aires. Por suerte mi mamá tiene una prima que vive acá y puede venir seguido a verme».

La categoría 2005 tuvo altibajos en su proceso de infantiles. En 2015 varios chicos se fueron a San Lorenzo y en 2018 llegaron más de 10 futbolistas nuevos, lo que hizo que haya una merma de resultados y las expectativas de la división sean más pensadas a futuro que en el presente: «No me esperaba el campeonato que tuvimos. Me imaginaba que íbamos a estar en mitad de tabla, pero algunos jugadores encontraron su posición y el cuerpo técnico es muy bueno. Nos dejan jugar libremente, intentamos hacerlo siempre por el piso y nos explican constantemente los ejercicios para que podamos hacer las cosas bien a la hora de competir».

El nacido el 6 de enero del 2005 explicó el porqué de sus estadísticas en el primer semestre del 2019: «Creo que no fue todo mérito mio, sino también de mis compañeros. Estuvimos muy firmes en defensa y por suerte en cada partido eran pocas las pelotas complicadas que tenía», y agregó: «Desde que hicimos el salto a juveniles he aprendido un montón de cosas nuevas que me sirven para resolver mejor, como el posicionamiento en el arco, tener voz de mando con los defensores. Estoy muy agradecido a los entrenadores».

‘Canta’ desarrolló cómo le está cambiando la cabeza el paso de infantiles a juveniles: «No se puede faltar nunca a entrenar, porque sabemos que es motivo para perder la titularidad o la posibilidad de estar citado. La alimentación y el descanso son fundamentales para nosotros y lo respeto mucho».

Por último, el arquero reveló los objetivos que le quedan por cumplir hasta fin de año: «Me ilusiona la posibilidad de ser convocado a la selección sub-15, peleo por eso en cada entrenamiento. A nivel grupal, después de lo que hecho el semestre anterior, me animo a soñar con al menos entrar en las semifinales del torneo».