Juveniles de AAAJ

“Ricardo Alarcón siempre fue muy claro”

octava

Lautaro Ovando fue una de las grandes figuras de la octava división, que cerró un muy buen año, mientras que el delantero concluyó el 2018 debutando en reserva y en la sub-16 nacional.

La categoría 2003 tuvo un primer semestre soñado ya que clasificó a las semifinales del torneo primera en su zona con 31 puntos en 13 partidos, producto de diez victorias, un empate y dos derrotas gracias a los 24 goles convertidos y a los 12 recibidos en contra. Al respecto, Ovando explicó: “Ricardo Alarcón siempre fue muy claro y nos propuso objetivos. Nos fue convenciendo y creo que los buenos resultados llegaron gracias al ensamble colectivo, a que todos tiramos para el mismo lado. Sobresalió más el grupo que una individualidad”.

En lo personal, Ovando concluyó el primer certamen con tres goles, jugando como extremo por la derecha o en la línea de tres o cuatro volantes ofensivos detrás del centrodelantero. El nacido el 10 de febrero de 2003 contó: “Me sentí muy cómodo, a mi me gusta jugar de enganche o en la zona de creación”.

El segundo semestre de la categoría 2003 tuvo menos brillo colectivo y no pudo ser igual desde lo numérico ya que la vara había quedado muy alta. Los chicos finalizaron terceros con ocho victorias, tres empates y dos derrotas. El oriundo de Villa Maipú manifestó: “Era muy difícil de igualar lo que hicimos en la primera parte. Jugamos con una intensidad que no pudimos sostener en la segunda parte. De todas formas soy autocrítico, sé que nos confiamos y que hubo partidos que perdimos nosotros por tontos, por ejemplo ante Defensa y Justicia”.

Además de la intensidad entre un campeonato y otro, el delantero diestro no notó que haya habido grandes diferencias en la propuesta futbolística del equipo: “El ‘Negro’ Alarcón siempre nos pidió lo mismo, que salgamos por abajo y que los volantes se acerquen para armar juego. A veces se pudo y en otras me buscaban a mi, que jugué de centrodelantero en la segunda parte”. El protagonista, que convirtió siete tantos en el segundo certamen aclaró: “Pude adaptarme, los goles me dieron confianza y le tomé el gustito a la posición”.

Ovando finalizó el 2018 debutando en la reserva tras entrar desde el banco de suplentes ante Aldosivi en la última fecha, algo que ni él mismo esperaba: “La última semana entrené con reserva, el miércoles hubo un amistoso y me metieron, por suerte gracias a las palabras de los más grandes pude jugar suelto. El viernes Cristian Zermatten y Diego Gómez me nombraron en la citación y no lo podía creer. Entré nervioso, pero las primeras pelotas intenté jugarlas fácil”.

Por último, el jugador de la selección sub-16 hizo públicos sus objetivos para el 2019 que se aproxima: “Ojalá el año que viene pueda seguir creciendo y aprendiendo para poder cumplir mi gran sueño que es jugar en primera. En lo grupal creo que tenemos plantel para ilusionarnos”.