Juveniles de AAAJ

“Los trabajos de la semana nos ayudaron en los partidos”

Fernando Alvarez

La novena división de Argentinos redondeó un excelente 2018 que lo tuvo como semifinalista en la primera parte del año y peleando hasta las últimas fechas en el segundo. Sumado a eso, varios juveniles fueron citados a selecciones nacionales y es por eso que Fernando Álvarez, uno de los que fue dirigido por Diego Placente y Pablo Aimar, hizo el balance general de este año.

La novena división comenzó la pretemporada con ventaja ya que conocían a su entrenador. Diego Musiano los había dirigido el año pasado en pre-novena y este año volvió a tenerlos, por lo que los chicos ya conocían la idea: “Tener a Diego en la transición infantiles-juveniles fue muy bueno. Solo tuvimos que ajustar desde lo físico y Néstor Bresciano nos ayudó mucho”, comentó Álvarez, a lo que agregó: “tanto él como Walter Ahumada tenían la misma idea y buscamos llevarla adelante”.

El primer semestre de los chicos nacidos en el 2004 fue bárbaro: terminaron segundos por diferencia de gol gracias a los nueve partidos ganados y tres empatados en 14 fechas, contabilizando un total de 30 tantos a favor y 16 en contra. Sin embargo, el sueño terminó tras una eterna definición por penales que terminó 10-9 ante San Lorenzo en el predio Tita Mattiussi, es por eso que el oriundo de San Justo analizó: “No se nos dio el título por una cuestión de suerte, pero creo que tuvimos un certamen excelente. Los trabajos que hacíamos en la semana con el cuerpo técnico nos sirvieron muchísimo para el desarrollo de cada partido”.

En lo personal, el primer semestre del nacido el 26 de junio de 2004 jugó los 15 partidos como titular (14 de la fase regular más uno de semifinal) y convirtió dos goles. Es por eso que a la hora de hablar de sí mismo manifestó: “Creo que tuve una muy buena primera parte del año, que incluyó la citación a la selección, algo con lo que uno siempre sueña”.

En el segundo semestre los chicos mantuvieron el nivel, a tal punto que tuvieron chances matemáticas de volver a meterse en un partido decisivo hasta las últimas instancias, sin embargo el empate ante Belgrano, en uno de los mejores partidos del año en el futbol juvenil, los relegó ante Boca, que debía partidos en los que resultó victorioso. Al respecto, el enganche sentenció: “Nos pasó algo similar a lo del primer semestre. Nos fue muy bien, peleamos hasta lo último, pero no se nos dio la chance de clasificar a la final”.

En lo personal, Álvarez jugó doce de los trece partidos, siempre como titular, y convirtió tres veces, de forma consecutiva en las últimas fechas, es por eso que su balance personal del segundo semestre fue claro: “Fue tan bueno como el primero, por suerte los llamados de la selección siguieron y hasta tuve la posibilidad de hacer algunos viajes. Además terminé entrenando con reserva”.

En cuanto al juego de la novena división, no hubo mayores diferencias entre lo expuesto en los dos torneos, ya que Diego Musiano fue certero con su mensaje desde el principio, mantuvo una base titular y eso ayudó al crecimiento colectivo: “Con el ingreso de Alexis Quagliano en la mitad de cancha yo jugué algunos metros más arriba, donde me sentí muy cómodo y creo que al equipo también le sirvió. En cuanto a la idea siempre fue la misma: explotar la velocidad de Kevin Coronel o Facundo Báez y cuando no se podía, intentar llegar por el centro”, concluyó el juvenil que en sus 27 partidos disputados utilizó el dorsal 10.

Por último, el volante ofensivo habitualmente citado a la sub 15 dejó expuestos sus objetivos de cara al próximo año: “En lo personal ojalá pueda ir al sudamericano y volver a entrenar con reserva, mientras que en lo grupal espero que podamos sacarnos la espina de este año y clasificar a una final”.