Juveniles de AAAJ

“Empujamos todos para el mismo lado”

Centurion-Gimenez

La quinta división tuvo un año de menor a mayor. En el primer semestre quedó en la sexta posición con 18 puntos, muy lejos de la pelea por el ingreso a las semifinales. Mientras que en el segundo acumuló 21 unidades y sólo por diferencia de gol finalizó quinto y no cuarto.

La categoría 2000 comenzó su recorrido en las divisiones juveniles de Argentinos tras un soberbio paso por las infantiles: tricampeones en los torneos de AFA y bicampeones de Liga Metropolitana. Varios de aquellos jugadores hoy están en el plantel de primera división, como Fausto Vera y el ya vendido Nehuén Pérez, otros entrenan en la reserva y luego hay un grupo de jugadores que siguen su recorrido formativo y se ilusionan con seguir progresando. Lautaro Giménez Sifferedi y Lautaro Centurión fueron dos de los mejores jugadores del plantel y serán ellos los encargados de hacer un balance de este 2018 que se terminó.

“Creo que ‘Zerma’ al principio no tenía el equipo en la cabeza. Los amistosos que hicimos no fueron buenos”, empezó contando el nacido el 17 de marzo, mientras que el oriundo de José C. Paz agregó: “Cristian quería imponer un juego al que no estábamos acostumbrados, buscaba convencernos de sus formas y nosotros le cumplíamos a medias”. En el primer semestre del año, la quinta división llegó a los 18 puntos, producto de apenas cuatro triunfos y seis empates, convirtió 22 veces, pero le hicieron 21 goles. Al respecto, los futbolistas coincidieron: “En el primer torneo no estábamos unidos, tampoco demostrábamos confianza en la idea que nos proponía el técnico. Intentábamos plasmar lo entrenado en la semana, pero de forma aislada, sin coordinar. Llegábamos al gol a través de alguna individualidad, pero no lográbamos sostener los partidos”.

El parate de mitad de año les hizo bien a los chicos, que hicieron un click de forma individual y colectiva: “‘Zerma’ nos habló mucho, nos insistió, nos decía que buscáramos salir jugando y que si no salía no nos iba a decir nada, porque al menos lo intentábamos. Nos transmitió toda su experiencia como ex jugador”, reveló el oriundo de Capital Federal, a lo que el “Colo” agregó: “Una vez nos dijo que el jugador más inteligente es el que prevalece”, eso a mi me marcó. El volante mixto también se refirió a los consejos de su entrenador: “Yo volvía de una lesión de ligamentos y al principio me costó. Tanto Cristian como el profe Gustavo Britos me pedían que me anime al roce, porque sólo de esa forma se me iba a ir el miedo. El primer torneo lo usé para eso, y después sí pude sentirme cómodo y creo que gracias a eso coroné un muy buen 2018″.

En el segundo certamen toda la división mostró en la cancha lo trabajado en el año. Se vieron pasajes de muy buen futbol y los resultados fueron llegando: 21 puntos gracias a seis victorias y tres empates. Con 15 goles a favor y sólo nueve en contra, con la particularidad que el equipo logró siete veces consecutivas mantener la valla en cero: “No fuimos muy goleadores, es cierto. Pero se vio un equipo sólido que estaba convencido de lo que hacía. A diferencia del primer semestre, durante la semana confiábamos en que las cosas nos iban a salir”, contó Giménez, a lo que el nacido el 31 de marzo recalcó: “Empecé el año en el banco y me sirvió mucho. En el primer semestre convertí ante Arsenal y eso me ayudó a ganar confianza en mi mismo, eso sumado al crecimiento colectivo fueron determinantes para que termine cerrando mi mejor año futbolístico”.

En cuanto al juego del equipo, Zermatten mantuvo una idea que buscó desarrollar a lo largo del año: “Nos insistía mucho con dar la vuelta, progresar en la cancha con la tenencia y por los costados. Cuando no se podía por un lado, intentar por el otro”, analizó ‘Lauti’, mientras que el zaguero central agregó: “En el segundo campeonato achicamos muchísimo el margen de error en los pases. Buscábamos dársela a un compañero, hacer el pase fácil”, y profundizó: “Me ayudó mucho el trabajo de neurociencias que tuvimos. La visión periférica, la agudización del oído. En la cancha te sirve todo y en diferentes jugadas resolví habiéndome acordado lo que trabajamos en la semana”. Además, ambos coincidieron en resaltar la unión grupal: “Empujamos todos para el mismo lado y eso se vio reflejado en que cada uno que ingresó desde el banco lo hizo muy bien”.

En 2019 el plantel pasará a compartir la categoría con chicos más grandes, ya que los chicos nacidos en el 2000 vivirán su primer año de cuarta división. Al respecto, Centurión manifestó: “Será un año muy difícil porque va a haber mucha competencia sana para jugar. Los que estemos en cuarta sabemos que la prioridad la tienen los que bajen de reserva y habrá que esforzarse el doble para poder sumar minutos”, mientras que Giménez cerró: “Todos buscamos progresar y seguir aprendiendo”.