Juveniles de AAAJ

“Quiero seguir aprendiendo”

Ezequiel Bartolomeo

Ezequiel Bartolomeo es uno de los jugadores promovidos por Alfredo Berti al plantel profesional aunque, al igual que casi todos los chicos que subieron -a excepción de Tomás Álvarez- bajaron a la reserva.

Argentinos es una fábrica incansable de volantes centrales. En cada nueva pretemporada aparece una joven promesa que ocupa esa posición y esta vez no fue la excepción, ya que el juvenil nacido el 6 de julio de 1998 se desempeña en el medio: “Darío Marra me llamó después de la semifinal ante San Lorenzo y me avisó que al otro lunes debía presentarme. Fue muy de repente todo; ese fin de semana estaba triste por la derrota, pero obviamente me alegré por el llamado y tuve algunos días para cambiar el chip”, contó.

El oriundo de La Paternal, que manifestó el amor que siente su familia por Argentinos, admitió que hay sutiles diferencias entre los entrenamientos que estaba habituado a hacer en cuarta y en reserva en relación a los ejercicios de primera: “La intensidad está en todas las categorías. La mayor diferencia está en la calidad de los jugadores. En inferiores nosotros estamos para aprender cada día nuevos conceptos y los de primera ya tienen movimientos y técnicas incorporadas”.

Si bien Bartolomeo bajó del primer equipo, eso no quita que el cuerpo técnico comandado por Alfredo Berti no lo siga mientras el juvenil se desempeñe en cuarta o en reserva. Sin embargo, en las semanas que le tocó entrenar con el plantel profesional, el volante central reveló los pedidos del entrenador: “No hablamos individualmente, sino que las indicaciones que daba las hacía para todo el grupo. Básicamente nos pedía juego simple, que nos asociáramos y que presionemos alto”.

“Barto”, como lo conocen todos, habló de la experiencia de compartir plantel con jugadores de la talla de Leonardo Piscullichi o Raúl Bobadilla, a quienes hace un tiempo veía por televisión, y de Gastón Machín o Miguel Torrén, a quienes suele ver en el estadio Diego Armando Maradona: “Fue hermoso compartir entrenamientos con ellos, se nota su calidad. Aproveché la experiencia para aprender de todos en la cotidianeidad”. Sumado a eso, agradeció el trato que tuvieron para con los más chicos: “Dentro del plantel conocía a muchos porque son jugadores que hablaba en inferiores. Los grandes te ayudan y te hacen sentir parte desde el primer momento”.

El estudiante de actuario nunca pensó en dejar la carrera ante el llamado de Berti y avisó que “mientras los tiempos me den siempre voy a seguir estudiando”. Por último, más allá de sus aspiraciones universitarias, en esta nota dejó plasmados sus objetivos futbolísticos para este semestre: “Seguir aprendiendo y sumar minutos donde me toque. Sé que me queda un año para definir si firmo el primer contrato o no, pero no soy de hacerme problema”.