Juveniles de AAAJ

“Seguir ayudando a los jugadores a que crezcan”

Marcelo Rios

Marcelo Ríos es el técnico que faltaba entrevistar en este 2017. El técnico de la cuarta división, recién llegada de Brasil, hizo un balance de lo que fue su primer año como cabeza de grupo en el Semillero del Mundo.

El ex coordinador de las divisiones formativas de San Telmo valoró el año de la cuarta, que terminó sub-campeona del torneo del Nacional B tras perder la final frente a Ferro: “El análisis es muy bueno porque siempre la cuarta apunta a seguir sacando chicos para nutrir a la primera. Se subieron jugadores a reserva y debe haber chances de que alguno vaya con primera, aunque la decisión de ello me excede. Los resultados deportivos fueron buenos: más allá de ser finalistas, los clubes que proyectan tantos juveniles, terminan diversificando la cuarta y no contas siempre con el mismo plantel”.

Hace muchos años que la categoría más grande del futbol amateur del Bicho no logra consagrarse y este año estuvo muy cerca de lograrlo. Gran parte de ello se debió a los méritos del equipo, pero es insoslayable admitir que los rivales no fueron los de siempre. Al respecto, el oriundo de Capital Federal comentó: “Todo el club se fue adaptando a un torneo diferente y no fuimos la excepción. Cada fin de semana teníamos una final porque los rivales lo vivían asi y había que acostumbrarse a eso; a planteos de más roce, a otras canchas. Son dificultades diferentes a la de primera, pero creo que el torneo fue productivo”.

El ayudante técnico de la reserva se refirió a la particular situación de Thomas Amilivia, quien convirtió 17 goles y fue el goleador no sólo del equipo, sino de todo el torneo de cuarta división. Pese a ello, el ex Sportivo Italiano casi no tuvo chances de sumar minutos en tercera: “Es un chico que siempre esta bordeando el área, va a todas, busca el gol permanentemente. En reserva le ha costado porque bajan chicos de primera a ocupar su posición como Fabricio Lenci, Federico Anselmo y Nahuel Barragán”.

El nacido el 19 de febrero de 1974 fue el entrenador que representó al Bicho en la Copa Ipiranga disputada en Porto Alegre junto a un combinado de juveniles de reserva y cuarta división. Si bien los resultados no fueron los esperados, Ríos le sacó el lado positivo al viaje y a la experiencia que logró este grupo de chicos: “Es algo totalmente atípico a lo que uno puede llegar a competir. Viajamos 24hs y al día siguiente jugamos vs Chapecoense, con 40 grados de calor. Además el arbitraje fue diferente porque las amarillas cuentan como en un mundial. Sumado a ello, los rivales fueron con más jugadores, por lo tanto con más recambios. Pasamos de adaptarnos a las canchas de la B Nacional a lugares de primer nivel, a equipos de primer nivel, de inmensa categoría, con jugadores hasta de primera división. La idea fue sacar evaluaciones y conclusiones”.

Marcelo Ríos ya disfruta de sus merecidas vacaciones y por lo tanto ya tiene puesta la cabeza en el 2018, que traerá nuevos desafíos: “El objetivo es seguir ayudando a los jugadores a que crezcan, que tengan posibilidades de dedicarse al fútbol en el club. Al que no les toque, que pueda continuar en otro lugar. Con el plantel que nos toque debemos readaptarnos y volver a ser competitivos en el torneo de primera división”.