Juveniles de AAAJ

“Disfruto tener el campo de frente”

Matias Romero

Matías Romero es el último juvenil categoría 96 que firmó contrato y después de seis meses excelentes en la reserva, analizó su estadía en Argentinos y lo que se viene.

El oriundo de Grand Bourg llegó en el verano del 2016 al Semillero del Mundo después de 10 años en Boca: “Ricardo Almada con Enrique Borrelli me trajeron, me hicieron sentir muy cómodo”, recordó. Un primer pantallazo de la marca de juego que tiene el Bicho se la dio Cristian Zermatten en sus primeros días: “En los entrenamientos me decía que no tenga miedo a perder la pelota o a equivocarme en la salida, porque Argentinos siempre va a intentar salir por abajo”.

Con sólo seis meses en Argentinos jugando como titular en cuarta división, Gabriel Heinze lo convocó a su primera pretemporada profesional, sin embargo, el lateral mismo admitió que no pudo mantenerse y por eso bajó a reserva: “Fue mi primera pretemporada profesional, no lo pude sostener, pero lo disfruté mucho”. Con la lesión ligamentaria de Kevin Mac Allister el juvenil se ilusionó con una nueva posibilidad que no llegó: “Me puse bastante triste porque no subió nadie. Incluso se me veía desanimado en los entrenamientos y Raúl Sanzotti me retó bastante. Soy una persona muy positiva, siempre hay que mirar para adelante”.

Para colmo, con la re-incorporación de Diego Zalazar al plantel de reserva, Matías Romero tuvo que reinventarse si quería seguir jugando como titular. Es por eso que miró mucho futbol, escuchó consejos y se aventuró a jugar como volante interno por derecha: “Me siento muy bien en las dos posiciones. disfruto tener el campo de frente. Aprendí muchísimo porque me tocó una etapa en la que bajaron Iván Silva y Ezequiel Ham, que me daban tranquilidad para soltarme. Eso me ayudó”. Y agregó: “Observaba mucho futbol argentino e italiano. No solo el recorrido de los volantes, sino también la posición, cómo usaban las piernas”.

Con relación a esto último, el nacido el 1ª de febrero de 1996 habló de su cambio de mentalidad en la pretemporada de verano: “Tanto a mi como a Nahuel Barragán nos ofrecieron dejarnos libres o pelearla en estos últimos seis meses que nos quedaban, nos mentalizamos y nos pusimos el objetivo de llegar juntos a junio con el contrato. Por suerte él incluso pudo ir al banco de primera, pero estoy muy contento por los dos”.

Con la nueva conformación del plantel de reserva, tanto Romero como Francis Mac Allister y Francisco Solé son los referentes y el cuerpo técnico se los hace sentir: “Somos los encargados de preparar el desayuno, de llegar primeros y ver que nadie se quede. Cuando era más chico a mi me gustaba escuchar cuando venían los más grandes, es por eso que si hoy en día algún compañero más chico me pide, intento aportarle algo”.

El lateral, además, quiso analizar lo que fue el torneo de la tercera división, que no pudo coronarse por haber sido derrotado en los penales ante Ferro: “Estuvimos a la altura. Pese a que jugamos con equipos del ascenso, partido tras partido demostramos y dimos lo mejor todos. Eso nos llevo a estar en la final. Ahora estamos motivados porque Argentinos volvió a donde tenia que estar y volveremos a jugar con grandes, en canchas lindas”.
Por último, Romero detalló sus objetivos personales y grupales, ahora que ya pudo cumplir su principal meta del año, que era la firma de su primer vínculo profesional: “En lo grupal buscaremos el campeonato. Pero más allá de los resultados buscaremos ser un equipo unido, con un vestuario tranquilo. En lo personal sueño lo mismo que todos: que el entrenador nuevo pueda llevarme a la pretemporada, adaptarme al grupo y sumar alguna concentración con la primera”.