Juveniles de AAAJ

“No estamos acostumbrados al pelotazo”

Roman Sanz

Román Sanz es el arquero de la novena división y el último que faltaba entrevistar en esta serie de notas a los arqueros titulares de cada categoría.

“Llegué a los siete años, cuando la categoría 2003 comenzaba a jugar en cancha de once, a través de Diego Lanzani”, recuerda el juvenil que hasta el día de hoy no sabe porqué es arquero: “A los cuatro años fui a mi club de barrio para empezar a jugar, iba convencido de decir que quería ser jugador de campo y en el momento que me preguntaron dije que quería ir al arco, no sé que se me cruzó por la cabeza, pero me gustaba ser diferente al resto”, y agregó: “El arquero no sólo ataja, debe tomar decisiones constantemente porque nunca puede dudar ni mostrarse dubitativo”.

El oriundo de Hurlingam habló de lo difícil que fue el salto de infantiles a juveniles, donde está transitando su primer año: “Nuestro entrenador de arqueros, Javier Camarán, me lo hizo muy difícil, Néstor Bresciano, el preparador físico, también. Los trabajos específicos son los mismos, pero la intensidad cambia un montón. Ahora formamos parte de las divisiones juveniles de Argentinos, que es el Semillero del Mundo, y la responsabilidad es aún mayor”. Uno de los aspectos novedosos en las prácticas de arqueros es la concentración: “Desde que supimos que jugábamos este torneo sabíamos que nos iban a llegar poco”.

El nacido el 15 de febrero de 2003 también se refirió al torneo de juveniles B: “Siento que tenemos la obligación de ganar el torneo. Venimos de ser campeones en la A y tenemos que demostrar que estamos a la altura de jugar contra los mejores, eso se hace superando a los rivales a los que nos toca enfrentarnos hoy. Si bien todo tiende a emparejarse por una cuestión del crecimiento de todos, nosotros por momentos nos vemos superiores al rival”. Sin embargo, el guardametas sabe que no puede haber momentos de relajación: “Cuando nos pasó se nos complicó el partido”. Es por eso que los chicos siguen el consejo de su entrenador, Gonzalo Ferrea: “La mejor manera de respetar el rival es hacerle la mayor cantidad de goles, no tirar caños y sostener el ritmo porque el otro puede sentir que le estas canchereando y siempre tienen la posibilidad de despertarse y hacerte goles”.

Quien tiene como referente a Gerónimo Rulli destacó las virtudes de la novena división, que contabiliza siete victorias en siete partidos: “Somos un grupo muy unido. Hace tres años que estamos con el mismo técnico, que es prácticamente nuestro amigo y eso nos ayuda mucho. Siempre esta presente, es un gran pilar que tenemos. Somos muy compañeros entre nosotros y creo que todos somos buenos futbolistas”. A nivel de juego explicó: “Jugamos prolijo y limpio, siempre con la idea de ganar. Intentamos que la pelota siempre vaya por abajo porque no estamos acostumbrados al pelotazo, nos paramos con linea de tres y el medio es nuestro fuerte”.

Por último, Sanz contó sus objetivos: “A nivel grupal, salir campeones. Como dije antes, creo que no soy el único del equipo que siente que es una obligación. En lo personal, superarme día a día, corregir errores, me falta mucho por aprender y tengo que saber que nunca es suficiente”.