Juveniles de AAAJ

Listos, preparados, ¡ya!

Entrenamiento

Después de tres meses y medio de pretemporada y cinco meses sin jugar por los puntos, las divisiones juveniles de Argentinos comienzan un nuevo torneo, diferente al habitual ya que jugará ante equipos que nunca enfrentó y otros con los que jugó pocas veces de forma oficial en los últimos años.

Desde las 10 de la mañana comenzará la jornada ante Villa Dálmine. Las categorías mayores serán visitantes en Campana, mientras que las menores recibirán a su oponente en el CEFFA y la novena división tendrá su bautismo en el futbol juvenil.

Haciendo un repaso de lo que fueron estos tres meses de preparaación, la cuarta buscará consolidarse con un técnico que será cabeza de grupo por primera vez dentro de Argentinos. Marcelo Ríos llegó en 2016 para ser ayudante técnico de Raúl Sanzotti y este año, para mancomunar sistemas de juego, se decidió complementar ambos trabajos.

Julián Ferreyra, zaguero central, habló de la importancia de este año, donde más allá de los puntos vivirá experiencias nuevas ya que la categoría 98 se incorporó a la cuarta, mientras Franco Marchetti, volante central, destacó el objetivo y la propuesta de juego que tendrán: “Queremos jugar como marca la historia de Argentinos Juniors”.

La categoría 99 tiene como principal objetivo revalidar lo hecho en sexta. Con Cristian Zermatten como técnico, los juveniles saben que son superiores a los rivales de turno, no sólo por la tradición que tiene el Bicho en divisiones formativas, sino también porque gran parte del plantel entrena cotidianamente con la reserva. Sin embargo, dicha superioridad deberán demostrarla en la cancha con buen juego.

Facundo Miño, defensor central diestro, reveló que tanto Zermatten como Sanzotti les exigen que arriesguen para intentar salir con juego limpio desde abajo, mientras que Andrea Falabella, zaguero zurdo que es una fija en reserva, admitió que tanto él como sus compañeros de quinta saben que serán “el rival a vencer”.

La categoría 2000 vive un proceso de cambios: dejaron de formar parte de las categorías menores y la primera división comienza a sentirse más cerca. De hecho algunos juveniles entrenan con la reserva y otros están bien considerados por el cuerpo técnico de tercera. Con Diego Gómez como entrenador, buscarán mejorar lo hecho el año pasado, el primero donde no pelearon el título, pero que a muchos les valió la posibilidad de entrenar con la selección sub-17 o subir a tercera.

Agustín Palomeque, lateral izquierdo, destacó que una de las metas es revertir el promedio de gol: “No somos de convertir mucho, pero tenemos buen pie. Debemos mejorar la toma de decisiones”. Por su parte, Aaron Reartes, delantero y una de las revelaciones del 2016, consideró que “el torneo será un desafío”.

La séptima división comenzará el año de forma especial: en una semana 16 juveniles viajarán a China para jugar un amistoso y eso le permitirá a varios juveniles mostrarse en el torneo de AFA, siendo dirigidos por Hugo Ratallino, el técnico de la categoría. Los nacidos en 2001 buscarán revalidar el buen juego demostrado en 2016, pero terminar más arriba en la tabla.

Matko Miljevic, delantero o enganche, subrayó que Ratallino les pide ser ofensivos constantemente, mientras que Franco Ibarra, volante central fue contundente con relación a este torneo: “Nos excedió la decisión, en las malas es cuando más hay que bancar al club”.

La octava división tendrá un cuerpo técnico nuevo, ya que Ricardo Alarcón saltó de la Liga Metropolitana a AFA y Juan Cruz Anselmi, como preparador físico, llegó este año a Argentinos Juniors. Después de un buen año de adaptación al futbol juvenil, los objetivos serán consolidarse como grupo y seguir creciendo.

Emanuel Díaz, defensor central, sabe que en esta etapa los resultados no son lo más importante, es por eso que de forma contundente avisó: “Prefiero jugar bien y no salir campeón”, mientras que Marco Di Cesare, volante mixto, fue en la misma línea: “Siempre intentaremos dejar una buena imagen, independientemente del resultado”.

La categoría 2003 debutará en el torneo del futbol juvenil luego de aquella final ante River en Ferro, donde se consagró campeona. Con el mismo técnico, Gonzalo Ferrea, buscarán progresar, seguir aprendiendo y si los resultados lo permiten, volver a ilusionarse. Sin embargo, el sábado serán parte de la historia de Argentinos, ya que en caso de ganar o empatar, se comerá la torta hecha por la madre del capitán, ceremonia que se realiza hace más de 50 años.

Julián Orrego, lateral derecho y capitán, destacó que lo más importante es “aprender en cada etapa”, mientras que Lautaro Ovando, delantero sueña en grande: “Buscaremos salir campeones de nuevo”.