Juveniles de AAAJ

“Soy bicampeón internacional en taekwondo”

Matko Miljevic

Matko Miljevic es una de las promesas del Semillero del Mundo que mejor rendimiento viene sosteniendo: luego de un 2016 excelente, en el que fue el goleador de la octava división con 12 tantos, comenzó el 2017 siendo la figura -con gol incluido- del amistoso ante Lanús.

No tiene un nombre habitual, ni tampoco una historia típica. Es que Miljevic nació en Miami y con pocos meses se subió a un avión junto a sus padres para venirse a Argentina. Sus primeros pasos los dio en Boca, pero la insistencia de Fernando Batista para sumarse al Semillero de Argentinos inclinó la balanza y hace siete años que el estadounidense se forma en nuestro club.

“Toto”, como le dicen sus íntimos, no sólo creció en su rendimiento futbolístico, sino también en cuanto al físico: tal es así que en 2014, con edad de pre-novena, pesaba apenas 56 kilos y hoy, con edad de séptima acumuló casi 20 más de masa muscular. Todo llevado armónicamente hacen de Matko una promesa: “En prenovena casi no jugué por ser extranjero, tuve que viajar para hacerme la nacionalidad argentina y en novena Rodrigo Lista me dio la oportunidad. Desde entonces estaba más motivado a la hora de los entrenamientos y me esforcé cada día más”, comenzó relatando el juvenil.

Cuando uno habla de Miljevic, necesariamente también tiene que hablar de Gastón Verón: es que ambos conforman una de las mejores duplas delanteras que tiene Argentinos Juniors en sus divisiones formativas: en novena convirtieron 18 de los 27 goles de la novena división y en 2016, 22 de los 32 tantos a favor que sumó la octava: “Nos entendemos muy bien, nos sale buscarnos naturalmente y Hugo Ratallino también nos pide que seamos los que saquemos al equipo para adelante. Tenemos una amistad afuera de la cancha que creo que también nos sirve mucho”, contó el enganche.

El nacido el 9 de mayo de 2001 fue citado por la selección estadounidense para jugar una serie de amistosos preparativos de cara a un certamen que se jugará en Francia: “Es algo muy lindo, y todavía no me compromete a jugar si o si con ellos en un futuro. Según me contó mi representante hasta que no juegue en la selección mayor tengo tiempo de elegir”, y agregó: “Ojalá en un futuro tenga la chance de un llamado para entrenar con la selección argentina y que tenga que decidir para cuál de las dos jugar, soy chico y por ahora quiero disfrutar la oportunidad”. Miljevic participó de dos amistosos: “Jugamos contra la sexta de Argentinos, algo que fue muy raro para mi, y contra Racing, donde pude ser titular y convertir. Los chicos también enfrentaron a San Lorenzo, pero yo estaba descompuesto y no pude participar”.

Las particularidades de “Toto” no quedan sólo en su historia de vida ni en su nombre. Es que el juvenil decidió usar pelo bastante largo, algo que lo diferencia del resto: “Desde chico lo uso así y me acostumbré, voy a seguir con esta imagen hasta que -si Dios quiere- me llamen para una pretemporada en reserva o en primera”, avisó. Además es taekwondondista: “Un día fui a ver el entrenamiento de mi hermana y justo ese día hicieron lucha, me gustó y pedí permiso para ir al día siguiente y probar. Tuve la suerte de competir y ser bicampeón internacional. El taekwondo me ayuda mucho en la elongación que te da e intento aprovecharlo en el futbol”. Las estadísticas no mienten: Matko tiene cuatro peleas en su haber con cuatro triunfos.

Quien reside actualmente en Lanús junto a su familia tuvo palabras de elogio para su entrenador, Hugo Ratallino, a quien tuvo el año pasado y volverá a tener en este 2017: “Es un técnico muy ofensivo que nos pide atacar y jugar por abajo constantemente, algo que favorece mi juego, ya que intento jugar a uno o dos toques” y agregó: “Nos pusimos algunas metas que empezamos a cumplir, una de ellas era mejorar el grupo y lo estamos haciendo. Entiendo que si estamos todos unidos las cosas van a salir mucho mejor” y por último cerró con sus objetivos para este 2017: “Queremos mejorar lo hecho el año pasado y tener un gran año, a nivel personal aspiro a mantener mi nivel, seguir mejorando y sueño con entrenar en reserva”.