Juveniles de AAAJ

“Argentinos me salvó la vida”

Enzo Romero

Después de nueve meses peleando contra un problema pulmonar, Enzo Romero volvió a jugar al futbol ante Boca por Liga Metropolitana.

“A principio de año me tuvieron que reventar un forúnculo de la pierna izquierda y una vez hecho eso descubrieron que se me había metido una bacteria en el cuerpo, que había tomado el pulmón y había llegado hasta el brazo derecho, que lo tuve paralizado”, empezó contando el oriundo de San Miguel que hoy vive días felices. Luego de ocho meses de internación, Enzo salió del hospital y comenzó a entrenarse con normalidad junto a sus compañeros: “No me querían dar el alta porque tenían miedo. Estoy perfecto y por suerte ya pasó lo peor”.

El nacido el 25 de abril del 2002 ingresó en el complemento del partido que la octava perdió ante Boca el domingo pasado en el CEFFA y contó sus sensaciones: “Cuando entré Bruno -mi técnico- y mis compañeros me alentaron, me hicieron pensar en todo lo que viví y así pude disfrutar de todo. Terminé cansado, pero es lógico ya que aún debo recuperar estado físico”. Para colmo, su familia pudo asistir al encuentro y eso fue un plus al gran momento vivido.

Desde que se conoció la noticia de su retorno, no fueron sólo sus allegados quienes se mostraron felices por el progreso de Enzo: “En la publicación de facebook que pusiste hay un montón de ‘me gusta’ y es algo muy lindo que haya gente que ni me conoce que se alegre del esfuerzo que hice para volver, ahora están viniendo todas las buenas noticias”.

El juvenil de la octava división no quiere quedarse con los 33 minutos disputados el domingo y aspira a más: “La idea es poder volver de a poco al nivel del año pasado, seguir sumando minutos en Liga Metropolitana, pelear por la titularidad y después soñar con volver aunque sea al banco de AFA”, se animó a soñar.

Por último, el volante por derecha tuvo palabras de agradecimiento: “Primero que nada a mi familia y a mis amigos que me bancaron siempre, pero no quiero dejar de destacar lo hecho por Argentinos Juniors, que me salvó la vida. Nosotros somos una familia humilde y mis papás no podían pagarme los medicamentos. Ahí apareció el club y me dio todo lo que necesitaba”.